Papiloma en Perros: Causas, Síntomas y Tratamiento

Ana Fernández
·
Icono de calendario
May 23, 2023
Papiloma en Perros: Causas, Síntomas y Tratamiento
Contenidos

Los papilomas son crecimientos o verrugas pequeños, generalmente benignos, que pueden ser causados por el virus del papiloma canino (CPV).

Los virus del papiloma son específicos de la especie (existen diferentes virus del papiloma en otros animales, incluidos los humanos, pero no se pueden transmitir de una especie a otra), así como específicos del sitio de infección.

Se pueden propagar por contacto directo, por objetos contaminados como tazones, juguetes y pisos, y posiblemente por insectos.

El CPV se presenta de tres maneras en los perros. El tipo más común es el virus del papiloma oral, causado por CPV-1. 

Como su nombre lo indica, los papilomas orales afectan el área alrededor de la boca de un perro, incluidos los labios y la piel alrededor del hocico. El virus se arraiga en la piel lesionada o en una lesión para establecer la infección.

Los papilomas múltiples generalmente se observan en perros jóvenes y cachorros, ya que el sistema inmunológico del perro no ha madurado lo suficiente como para combatir el virus. Los papilomas únicos, por otro lado, son más comunes en animales mayores.

Celular con el mensaje "Te ahorraste $870.000 en gastos veterinarios"
Tu próxima visita al veterinario puede ser gratis.
Contrata un seguro para tu mascota en segundos y te devolvemos los gastos de cualquier veterinaria de Chile en minutos.
Cotizar seguro
Celular con el mensaje "Te ahorraste $870.000 en gastos veterinarios"

¿Qué son los papilomas en perros?

Los papilomas, también conocidos como verrugas caninas, son pequeños crecimientos causados por una infección viral que crece hacia afuera y tiene una superficie grumosa, que a menudo se parece a pequeñas coliflores.

Por lo general, aparecen como un grupo de crecimientos múltiples, aunque es posible que crezcan solos. Estos son los tres tipos de papilomas que se encuentran en los perros:

  • Papilomatosis de la membrana mucosa canina: esto afecta más comúnmente los labios y la boca en perros jóvenes. También pueden afectar la piel alrededor de la boca y los ojos. Aparecen de repente, creciendo y extendiéndose muy rápidamente.
  • Papilomas cutáneos: estos aparecen con mayor frecuencia como crecimientos únicos en perros mayores. Son indistinguibles de otros tipos de verrugas.
  • Papilomas invertidos cutáneos: generalmente se observan en perros adultos jóvenes. Más comúnmente, los crecimientos aparecen en la parte inferior del abdomen, pero también pueden ocurrir en los pies.

Con poca frecuencia, los papilomas virales pueden progresar a carcinomas de células escamosas, un tipo de cáncer de piel. 

A pesar de que es inusual, siempre es una buena idea consultar a un veterinario si no está seguro acerca de un crecimiento en su perro.

Identificación del virus del papiloma canino

La mayoría de los papilomas desaparecen por sí solos y se vuelven menos frecuentes a medida que madura el sistema inmunitario del perro. 

Sin embargo, pueden ocurrir casos muy graves con aquellos que están inmunocomprometidos debido a otras enfermedades, como el linfoma, lo que dificulta la lucha contra la infección viral.

Otros síntomas de CPV pueden ocurrir cuando los crecimientos en la boca del perro interfieren con comer, masticar o tragar. Las verrugas orales pueden causar dolor si el perro las muerde mientras mastica, lo que hace que sangren y se infecten.

Los papilomas invertidos que crecen en los pies de un perro también pueden dificultarles el caminar (similar a las verrugas en los humanos).

Otros bultos parecidos a verrugas pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Por lo general, son de crecimiento lento y ocurren solos, pero por lo demás pueden ser idénticos a la vista. Suelen ser benignos y su extirpación quirúrgica es curativa.

¿Cómo se diagnostica el papiloma en perros?

Cuando hay crecimientos múltiples, esto puede ser suficiente para hacer un diagnóstico basado en la apariencia de los bultos y la edad del perro. Si aún hay un crecimiento presente después de tres meses, se requiere una biopsia para asegurarse de que el bulto sea un papiloma viral.

Cuando hay crecimientos únicos, o si no está claro por la apariencia si los bultos son realmente papilomas, se realizará una extirpación quirúrgica y una biopsia. 

Luego, el bulto se envía a un laboratorio para el examen de las células (histopatología) para dar un diagnóstico definitivo.

¿Cómo se tratan los papilomas caninos?

La enfermedad suele ser autolimitada, lo que significa que los crecimientos desaparecerán en unas pocas semanas o meses. Como el cuerpo generalmente puede resolver el virus por sí solo, a menudo no es necesario eliminarlo.

Cuando sea necesario, por la localización o el dolor, el tratamiento del crecimiento puede incluir la extirpación o reducción mediante electrocirugía, criocirugía o mediante cirugía tradicional. 

Una vez que uno o más de los papilomas se extirpan quirúrgicamente, los otros papilomas también pueden comenzar a encogerse.

En casos muy severos, en los que el perro tiene dificultades para tragar o respirar con normalidad, se pueden considerar las vacunas contra las verrugas para ayudar al cuerpo a producir anticuerpos y combatir el virus.

Es difícil saber qué tan efectivos son los diversos tratamientos porque la enfermedad generalmente mejorará por sí sola con el tiempo.

Cómo prevenir los papilomas caninos

Para infectarse, el perro generalmente tiene un sistema inmunológico inmaduro o tiene un sistema inmunológico suprimido debido a otras enfermedades.

El virus puede sobrevivir durante al menos 2 meses a 4 °C, pero solo 2 horas a 37 °C. 

Debido a que el virus se puede propagar a través de los juguetes, los tazones y la ropa de cama, se recomienda limpiar el entorno de la mascota y remojar todo lo que haya estado en contacto con los perros afectados en agua caliente y, cuando sea posible, con detergentes que eliminen los virus.

El período de incubación (tiempo desde la infección hasta los signos de la enfermedad) de los virus del papiloma es de 1 a 2 meses.

Los papilomas caninos son altamente contagiosos, por lo que se recomienda tener perros muy jóvenes y perros inmunocomprometidos lejos de cualquier perro que muestre signos de papilomas. 

No se considera que los perros sean contagiosos una vez que los crecimientos han comenzado a reducirse y desaparecer.

Los perros que se han recuperado del virus del papiloma canino no pueden volver a infectarse con la misma cepa del virus, pero aún pueden ser susceptibles a otras cepas.

Si crees que tu perro puede estar sufriendo el virus del papiloma canino o que sus papilomas parecen estar empeorando, ponte en contacto con tu veterinario. 

Button Text

¿Tienes tu mascota asegurada?

Contrata un seguro de mascotas con reembolsos ultra rápidos

Cotizar Seguro