Dermatitis en Gatos: Causas, Síntomas y Tratamiento

Ana Fernández
·
Icono de calendario
June 12, 2023
Dermatitis en Gatos: Causas, Síntomas y Tratamiento
Contenidos

La dermatitis felina es una condición en la que la piel del gato se inflama debido a pulgas, alergias alimentarias o estímulos ambientales. Esta condición suele causar picazón y malestar en tu querido felino. 

El tratamiento de la dermatitis felina puede implicar el uso de antibióticos, ungüentos, baños medicados, antihistamínicos, cambios en la dieta y evitar los alérgenos.

Es importante trabajar en estrecha colaboración con tu veterinario para determinar la causa subyacente de la dermatitis en tu gato y desarrollar un plan de tratamiento adecuado. 

Esto puede incluir la eliminación de las pulgas y el control de los parásitos, así como la identificación y evitación de posibles alérgenos en el entorno del gato.

Además, los medicamentos como los antihistamínicos pueden ayudar a reducir la picazón y la inflamación de la piel. 

En algunos casos, puede ser necesario realizar cambios en la dieta del gato para identificar y eliminar posibles alergias alimentarias que estén contribuyendo a la dermatitis.

Recuerda que cada gato es único y puede requerir un enfoque individualizado en el tratamiento de la dermatitis. 

El seguimiento regular con tu veterinario y seguir sus recomendaciones te ayudará a proporcionar el cuidado adecuado y aliviar las molestias de tu gato.

Qué es la dermatitis felina

La dermatitis felina es una condición en la que la piel de un gato se inflama o irrita, manifestándose en forma de erupciones, costras u otras formas de irritación. 

Puede presentarse como grupos de pequeñas protuberancias rojas o como una erupción en la piel del gato. La irritación y el rascado pueden provocar costras, lesiones y áreas sin pelo en el gato afectado.

La dermatitis del gato puede tener diferentes causas, siendo las alergias alimentarias y las pulgas las más comunes. 

Sin embargo, también hay otros factores ambientales que pueden desencadenar la dermatitis felina.

Es importante tomar medidas rápidas si notas signos de dermatitis en tu gato. 

La picazón y la incomodidad pueden ser significativas, y la condición puede empeorar rápidamente, llevando a la formación de lesiones y pústulas en la piel del gato. En tales casos, se puede requerir medicación oral como parte del tratamiento.

Si sospechas que tu gato tiene dermatitis, es recomendable consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado. 

El veterinario podrá identificar la causa subyacente de la dermatitis y recomendar medidas específicas, que pueden incluir cambios en la dieta, control de pulgas, baños medicados u otros tratamientos según sea necesario.

Recuerda que cada gato es único, por lo que es importante seguir las indicaciones del veterinario y proporcionar el cuidado adecuado para aliviar la irritación y mejorar la salud de la piel de tu gato.

Celular con el mensaje "Te ahorraste $870.000 en gastos veterinarios"
Tu próxima visita al veterinario puede ser gratis.
Contrata un seguro para tu mascota en segundos y te devolvemos los gastos de cualquier veterinaria de Chile en minutos.
Cotizar seguro
Celular con el mensaje "Te ahorraste $870.000 en gastos veterinarios"

Signos y síntomas de la dermatitis en gatos

Para detectar la dermatitis felina a tiempo, es importante conocer los signos y síntomas que debes buscar. 

La dermatitis felina es una condición amplia que se refiere a la inflamación de la piel en los gatos, por lo que los síntomas pueden variar en su presentación.

Aquí tienes seis síntomas comunes de la dermatitis felina a los que debes prestar atención:

1. Picazón o rascado persistente: Tu gato puede mostrar una necesidad constante de rascarse o lamerse debido a la irritación en la piel.

2. Pérdida notable de cabello: Observarás áreas donde el pelaje de tu gato se ha adelgazado o ha desaparecido debido a la irritación y el rascado constante.

3. Lesiones o bultos en la piel: Pueden aparecer pequeñas protuberancias, lesiones o parches inflamados en la piel de tu gato, especialmente en la cabeza, el cuello y la espalda.

4. Enrojecimiento, hinchazón o endurecimiento de la piel: Algunas áreas de la piel pueden verse enrojecidas, inflamadas o más duras al tacto.

5. Pérdida de pelaje excesiva: Tu gato puede mostrar signos de peluquería excesiva, donde se arranca o se lame en exceso el pelaje en ciertas áreas.

6. Piel irritada y en carne viva: El rascado constante puede provocar que la piel se vuelva enrojecida, irritada y con heridas abiertas.

Es importante tener en cuenta que los síntomas de la dermatitis felina pueden variar y no siempre ser evidentes. 

Las erupciones, el enrojecimiento y las protuberancias pueden ocultarse fácilmente bajo el pelaje del gato. 

Por lo tanto, es fundamental observar a tu gato de cerca y programar visitas regulares al veterinario. 

Si notas que tu gato se rasca con más frecuencia de lo normal, considera utilizar un peine para pulgas o revisar su pelaje con tus dedos en busca de signos de dermatitis felina.

Ante cualquier preocupación o sospecha de dermatitis felina, es recomendable consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Causas de la dermatitis felina

La dermatitis felina puede tener diversas causas. A continuación, se presentan las tres causas más comunes de la dermatitis en gatos:

Pulgas

Algunos gatos son especialmente sensibles a las picaduras de pulgas, lo que puede desencadenar dermatitis felina. 

Es importante utilizar tratamientos antipulgas efectivos, teniendo en cuenta que los productos de venta libre pueden no ser suficientemente efectivos. Además, es recomendable tratar a todas las mascotas del hogar para prevenir la infestación y reinfestación.

Alergias alimentarias

La dermatitis felina puede desarrollarse como resultado de una alergia alimentaria. Si la dermatitis se debe a esto, es común observar pequeños bultos y erupciones en la cabeza y el cuello del gato. 

Identificar el alimento alergénico y eliminarlo de la dieta del gato a través de una dieta de eliminación puede ayudar a aliviar los síntomas. 

Estas dietas implican introducir proteínas nuevas y poco comunes en la alimentación del gato para observar su reacción. 

También se pueden prescribir dietas hidrolizadas, las cuales descomponen los ingredientes comunes en trozos muy pequeños para facilitar la digestión y reducir la reactividad del sistema inmunológico.

Factores ambientales

Varios factores ambientales pueden desencadenar la dermatitis felina. Si el gato está expuesto a alérgenos ambientales, como polen o ácaros, esto puede contribuir a la condición. 

Si bien las alergias ambientales son difíciles de tratar, se pueden utilizar filtros de aire HEPA y mantener al gato en espacios interiores. 

Trabajar con un veterinario puede ayudar a identificar y controlar los alérgenos mediante un plan de tratamiento adecuado.

La lista anterior menciona las tres causas más comunes de la dermatitis felina, pero existen otras posibles causas, como reacciones adversas a medicamentos, dieta inadecuada, ácaros, tiña, infecciones bacterianas, trastornos hormonales y trastornos inmunológicos. 

Si no se identifica una causa clara para la dermatitis de tu gato, es recomendable consultar a un veterinario para una evaluación exhaustiva. 

Un veterinario calificado puede ayudarte a determinar las posibles causas y recomendar un plan de tratamiento personalizado para abordar la dermatitis felina.

Diagnóstico de la dermatitis felina

El diagnóstico de la dermatitis felina se realiza a través de varias etapas. En primer lugar, el veterinario examinará los síntomas y revisará el historial médico del gato. 

Con base en esta información, se recomendará un plan de tratamiento inicial que aborde las causas más comunes de la dermatitis felina, como las pulgas o las alergias alimentarias.

Si el tratamiento inicial no produce resultados significativos, el veterinario puede realizar pruebas adicionales para obtener un diagnóstico más preciso. Algunas de estas pruebas pueden incluir:

  • Biopsias: Se toman pequeñas muestras de piel para examinarlas bajo un microscopio y determinar si hay signos de inflamación u otras condiciones que puedan estar causando la dermatitis.
  • Hisopos de piel: Se utilizan para tomar muestras de la piel y buscar la presencia de ácaros u otros parásitos que puedan estar contribuyendo a la dermatitis.
  • Raspados de piel: Se raspa suavemente la piel para recoger células y material que se examinan en busca de signos de infecciones bacterianas u otros microorganismos.
  • Prueba de inmunoglobulina E (IgE) específica para alérgenos: Se realiza un análisis de sangre para detectar niveles elevados de IgE, que pueden indicar alergias a sustancias específicas.
  • Prueba de dieta de eliminación: Se realiza una dieta especial en la que se elimina ciertos alimentos para determinar si hay una alergia alimentaria.
  • Análisis fecal: Se examinan las heces en busca de parásitos intestinales que puedan estar contribuyendo a la dermatitis.

Estas pruebas ayudarán al veterinario a establecer un diagnóstico más concluyente y recomendar un tratamiento más específico y efectivo para la dermatitis felina.

Opciones de tratamiento

Existen diversas opciones de tratamiento disponibles para la dermatitis felina, y la elección del mejor tratamiento dependerá de las necesidades específicas de tu gato. 

El objetivo principal del tratamiento es eliminar la fuente de la dermatitis, ya sea pulgas, un alimento en particular u otro alérgeno que esté irritando la piel de tu gato.

Además de eliminar la causa subyacente, es importante abordar y tratar cualquier lesión o irritación que pueda haber ocurrido como resultado de la dermatitis.

A continuación, se presentan algunas opciones de tratamiento posibles para la dermatitis felina:

  • Antibióticos: Se utilizan para combatir y prevenir infecciones bacterianas en los gatos, evitando el crecimiento de bacterias dañinas o eliminándolas por completo.
  • Corticosteroides: Los esteroides orales e inyectables pueden ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación, disminuyendo los efectos negativos de la dermatitis severa en los gatos.
  • Antihistamínicos: Si la dermatitis de tu gato es causada por una alergia ambiental específica, los antihistamínicos pueden aliviar las reacciones alérgicas y reducir los síntomas.
  • Ungüentos tópicos: Algunos ungüentos tópicos pueden calmar y aliviar las áreas irritadas o inflamadas de la piel de tu gato.
  • Champú medicado: El uso de un champú medicado puede ayudar a aliviar la inflamación y la picazón en la piel de tu gato, proporcionando alivio y confort.
  • Suplementos dietéticos: Los suplementos de ácidos grasos y otros ajustes en la dieta pueden ayudar a prevenir la dermatitis felina causada por alergias alimentarias, fortaleciendo la salud de la piel y el pelaje de tu gato.

Es importante consultar con un veterinario para determinar el mejor enfoque de tratamiento para la dermatitis felina de tu gato. 

El veterinario podrá evaluar los síntomas, realizar pruebas adicionales si es necesario y recomendar el tratamiento más adecuado para ayudar a tu gato a recuperarse y mantener una piel saludable.

Button Text

¿Tienes tu mascota asegurada?

Contrata un seguro de mascotas con reembolsos ultra rápidos

Cotizar Seguro